6 formas excelentes para inspirarte cuando estas estancado

La creatividad está en todos lados, incluso es difícil no topárnosla; pero muchas veces estamos tan sumergidas en el modo automático que no nos damos cuenta de algunos detalles y es cuando debemos conscientemente consumir creatividad.

A mi me pasa que hago listas con ideas generales para mis posts cuando se me van ocurriendo, para luego desarrollarlas. El problema es que cuando se me ocurren todo suena genial y tengo la idea de principio a fin, pero a la hora de sentarme frente a la máquina para comenzar a escribir me quedo en blanco. De esto he aprendido varias cosas, entre ellas que debo agregar algunas palabras clave a la idea principal del post para guiarme un poco; pero también he aprendido a buscar fuentes de inspiración en casi cualquier lugar, así que voy a compartir contigo algunas de las más recurrentes y sobre todo, que me funcionan sin fallos:

  • Leer mis blogs favoritos. Esta es una de las mejores, porque leer a otros blogueros exitosos y talentosos no hace más que motivarte. A mi me motivaron incluso a comenzar con el mío, pues antes había escrito blogs -porque amo escribir desde pequeña- pero mis gurús me ayudaron a darle forma y sentido. Echarle una ojeada incluso a entradas que ya leiste, puede darte la cadencia que necesitas para escribir una pieza exquisita.
  • Mironear en pinterest. Según el mood del momento, me inclino más por textos, cosas de diseño, ropa o decoración de interiores. Aunque no haga algo directamente relacionado con el área que esté viendo, cada una despierta diferentes habilidades, me aporta ideas o simplemente me ayuda a salir del hoyo creativo.
  • Buscar videos que me inspiren. Como los Ted Talks, algún especialista, gurú o influencer de mi preferencia. Esto funciona bastante también cuando estás bajo de ánimo o te ataca el mal del impostor de repente y sientes que no eres bueno ni para abrir un mazapán sin romperlo. Pero OJO, hay que mantenernos en la realidad con esto, a veces nos volvemos adictos a las palabras bonitas, a que nos echen porras y nos quedamos escuchando y escuchando, en lugar de estar haciendo y haciendo.
  • Sumergirme en Behance. Puedes encontrar trabajos increíbles, hermosos, raros. Esto te hace ver además las formas en que otros crean y plasman lo que les parece bello, además de estar al día con las tendencias en diseño, si es que en algo se conecta con lo que tú haces. Acompaña el viaje con música que sepas que prende tu neurona creativa.
  • Ver una buena película. De esas que te dejan pensando en mil cosas raras -como el orígen del universo, ¿para qué vine a este mundo? o si fue primero el huevo que la gallina- Hay que activar la ardillita que vive en nuestra cabeza. También hay algunas que visualmente te dejan flipado por su fotografía, efectos especiales, animaciones; la cosa es buscar y probar para saber lo que más te pica la costilla mental.
  • Leer: antes leía los libros de uno por uno, ahora por falta de tiempo, comienzo dos o tres y los voy leyendo aleatoriamente en mis ratos libres. Para mi sorpresa esto ha venido a ser muy beneficioso, pues casi siempre son libros muy diferentes entre sí y elijo el que voy a leer en determinado momento, según la fase en que me encuentro: más creativa, más numérica, más verbal. Así puedo estimular mi imaginación de la manera en que necesite.

 

Recordemos que hablamos solamente de un catalizador para nuestro genio interior, que ayude a expresar eso que ya de por sí llevamos dentro de una forma bella, útil e incluso no tan bella, según nos acomode. Se trata de ser tú y poner lo mejor de tí en lo que hagas, no importa que no sea único, maravilloso y excepcional, pero que sea a tu modo y así estará bien hecho.

La oportunidad de conectarnos con la creatividad no necesariamente debe aparecer cuando estemos por realizar algún trabajo, a veces necesitamos aplicarla a nuestra vida, a lo cotidiano. Necesitamos ser creativas para tener una buena cara y afrontar los problemas del día a día, para no reventar en llanto si se nos rompió el tacón del zapato después de una jornada difícil, o se nos cerró el programa de edición sin haber guardado antes; entre otras adversidades que pueden ser la gota que derrame el vaso. Ver las cosas que nos pasan con otro color, con un significado diferente, también es parte de ser creativa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s